Apple pagará US$ 113 millones en EE.UU. por haber ralentizado los iPhones viejos

Apple llegó a un acuerdo extrajudicial en Estados Unidos por el que pagará US$ 113 millones de dólares como compensación por…

Como es conocido Apple esta llevando un juicio por ralentizar los iPhones para prevenir problemas con las baterías en Estados Unidos, este proceso no fue comunicado abiertamente a los consumidores afectados se les hizo creer que se debía a un problemas de obsolescencia de sus celulares lo cual conllevo a que se compren nuevos modelos.

El gigante tecnológico Apple llegó a un acuerdo extrajudicial en Estados Unidos por el que pagará US$ 113 millones de dólares como compensación por reducir deliberadamente la velocidad los modelos antiguos de iPhone para extender la vida de las baterías.

Los demandantes en este caso son 33 estados entre los que resalta California, Texas, Arizona, Arkansas e Indiana, también esta el Distrito de Columbia (donde se encuentra Washington, la capital) que acusan a la compañía de la manzana mordida de haber engañado a los clientes y de haber escondido información relevante.

Apple admitió hace un tiempo que haba ralentizado el funcionamiento de modelos de iPhone antiguos como el 6 y 7 mediante las actualizaciones de su sistema operativo iOS, con el objetivo de según la manzana mordida de compensar la capacidad más limitada de sus baterías y tratar de prevenir que estos dispositivos se sobrecarguen y apagasen.

Los consumidores y Gobiernos estatales se manifestaron que diciendo que Apple estaba ralentizando los modelos antiguos con el propósito de empeorar el funcionamiento e incentivar así la compra de nuevos celulares y/o baterías, por tal motivo demandaron al gigante tecnológico.

En un caso de demanda colectiva presentada por usuarios Apple en marzo pasado por el mismo motivo, en este caso aceptó pagar un total del US$ 500 millones de dólares.

Si bien es cierto la práctica de Apple de ralentizar un iPhone para prevenir problemas con las baterías no es ilegal, el elemento clave es el hecho es de que Apple no comunicara abiertamente e hiciera creer a los usuarios que es un problema de obsolescencia de sus teléfonos y esto conllevo a que compren los más recientes modelos.

Según indican los abogados demandantes de haber sabido el verdadero motivo por el cual sus teléfonos se habían ralentizado, los usuarios podrían haber sustituido la batería en vez de comprar un celular nuevo, lo que hubiese conllevado un costo económico menor.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.